Papás, con un complicado panorama para su retiro

Papás, con un complicado panorama para su retiro

El retiro es una etapa que debería preocupar a toda persona, pero cuando se trata de los varones existen ciertas particularidades que es necesario tomar en cuenta al ahorrar para este momento.

Antes no escuchábamos mucho hablar del retiro porque la esperanza de vida rondaba los 50 y 60 años. Sin embargo, su incremento la ubica en alrededor de 75 años y a ello se suma que las familias comienzan a tener menos hijos (alrededor de dos) y a una mayor edad (incluso a partir de los 35 años). De ahí que cuando un padre llega a los 65 años probablemente su hijo tenga menos de 30 y, si a esto le sumamos que puede ser que tenga sólo un hijo, se vuelve muy injusto y preocupante pensar que nuestros hijos tienen la responsabilidad de encargarse de nuestro retiro.

Si bien éste es el panorama que los padres de familia en general podrían enfrentar, cuando se trata del caso de los varones el asunto tiende a complicarse.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el 2014 73.6% de los hogares estaban liderados por un varón, por lo que además de tener una planeación financiera para alguna meta es importante que también ahorren para su retiro.

Retiro, un tema de pareja

La encuesta “Ahorro y futuro: una perspectiva de género” de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), advierte que 43% de las mujeres considera que su pensión, o los recursos de los que vivirá al llegar a los 65 años, dependerá de los ingresos que perciba su pareja.

Aunque esta tendencia puede variar significativamente entre una generación y otra, hablar del retiro también hay que hacerlo como pareja.

Una estrategia de retiro debe conllevar a ambos padres. Existen planes donde pueden ahorrar de forma mancomunada. De ahí que la clave para hacer frente adecuadamente a esta etapa sea el tiempo.

Si anticipamos, el ahorro para el retiro se vuelve más sustentable. Para quienes se casan a principios de los 30, si en su presupuesto mensual o anual destinan una parte de su sueldo para el retiro, dejarán que sus recursos trabajen en el tiempo.

Por ello es recomendable considerar los seguros de vida con un plan de retiro. Sabemos que toda persona está expuesta a fallecer prematuramente; invalidarse antes de la edad de retiro y vivir más allá de lo que se ahorró. Un seguro de vida, junto con un plan de retiro, ayudará a afrontar cualquiera de estas tres situaciones a las cuales un jefe de familia está expuesto.

 

Fuente: El Economista

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *